Santiago de Cuba Provincia

Provincia de Santiago de Cuba


Explorando la provincia

Debido a sus excepcionales condiciones geográficas, Santiago de Cuba fue la primera capital de la mayor de las Antillas. El propio conquistador Hernán Cortés fue el primer alcalde de la ciudad y por su bahía entraron al país los primeros esclavos negros provenientes de la región africana que sirvieron como fuerza de trabajo y como mano de obra de las construcciones más tempranas de la época colonial. En la actualidad, es la segunda provincia más importante de Cuba, después de la capital (La Habana), debido a su desarrollo económico y a su densidad de población.

La bahía de Santiago de Cuba se conecta con el Mar Caribe y es un importante puerto para el comercio internacional. De hecho, la ciudad ha ido creciendo con el paso de los años en torno a ella. En tierra firme, se encuentra rodeada por la Sierra Maestra, el grupo montañoso más importante de Cuba, lo cual determina el clima cálido y húmedo que predomina en el lugar. La ciudad es excepcionalmente hermosa por su combinación de paisaje montañoso, urbano y marino, articulados a través de un sinnúmero de pendientes que hacen sumamente irregulares las avenidas, incluso las más transitadas.

Además de su naturaleza exótica, la ciudad desempeñó un papel tan importante en las luchas por la independencia del país que se le conoce como la Ciudad Héroe de Cuba. La iglesia católica de la provincia fue la primera sede del Arzobispado en la isla, título que conserva en la actualidad. Por su privilegiada posición, Santiago de Cuba fue durante años el territorio que acogió a todos aquellos que se extraviaban en el Mar Caribe, desde los refugiados de Haití hasta los pobladores de Lousitania. Luego, también comenzaron a llegar catalanes, jamaicanos y chinos. Santiago de Cuba, debido a ello, es la ciudad de mayor mestizaje de la isla, y este mestizaje ha sido precisamente lo que ha definido la nacionalidad cubana.

Debido a su temprano y constante desarrollo, en la ciudad cohabitan varios estilos arquitectónicos, desde el colonial clásico hasta el barroco y el racionalismo puro, pasando por el art decó. Además de la ciudad de mayor mestizaje, también es la más ecléctica, por lo cual el gran número de visitantes que cada año acogen los santiagueros en sus casas de renta se llevan a sus países la imagen más exótica de la isla. Santiago de Cuba es el lugar donde nacieron importantes géneros musicales que se convirtieron en lo que hoy conocemos como música popular cubana, como es el caso del son, el bolero y la trova tradicional. Es la ciudad del país que más fervientemente exterioriza la idiosincrasia de la gente y combina los valores culturales que caracterizan a los cubanos, lo cual la convierte en una de las ciudades más atractivas para el turismo en la isla.

Dentro de las fiestas populares, las más notables son el Carnaval Santiaguero y La Fiesta de Fuego, consideradas las mejores celebraciones masivas del país. Desde finales de los años noventa, varios de los emplazamientos comprendidos dentro de su territorio han sido declarados por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Historia de la Provincia de Santiago de Cuba

Fundación de la Villa Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, última de las 7 primeras villas existentes en el siglo XVI y segunda ciudad en importancia de la Isla de Cuba, se fundó el 25 de Julio de 1515 hacia el final del proceso de conquista española de la Isla. Su nombre: Villa Santiago de Cuba, viene dado por su fecha de fundación, día en que se efectúan las fiestas en honor de Santiago Apóstol, santo guerrero patrón de España.

Diego Velazquez, founder of Santiago de Cuba Village

La Fundación de la villa Santiago de Cuba fue una tarea encomendada a Diego Velázquez de Cuéllar (que desde su cargo de Teniente de Gobernador, tenía la responsabilidad no sólo de dirigir la conquista, sino también la colonización del territorio y su explotación en beneficio de los colonos y de la corona española).

Santiago de Cuba, fue destinada a ser la Sede del Gobierno Español en la Isla tras descubrirse sus condiciones geográficas excepcionales, es decir, la excelente ubicación del puerto con facilidad para su comunicación y navegación en las tierras ya conquistadas y los lugares en que se iniciaba la conquista, además de la gran abundancia de vestigios minerales existentes en la villa. Datos de gran importancia por el carácter militar de la conquista.

Al fundar la villa de Santiago de Cuba, destinada a ser sede del gobierno español en Cuba, Diego Velázquez procedió a organizarla y poblarla, para lo cual hizo venir a distintos conquistadores-colonos de otras villas como Baracoa y Bayamo, y estructuró la administración de la misma designando a los cuatro regidores de su primer cabildo, y otras autoridades. La designación principal recayó en Hernán Cortés Monroy, nombrado como alcalde, quien, desde la primitiva villa, partió con sus naves, para la conquista de México. En el aparato de gobierno de la Isla ocupaban una posición de privilegio: La Iglesia, La Junta de Procuradores y La Hacienda Real, realizando cada una las funciones que establecía su rol dentro de la sociedad existente.

La villa de Santiago de Cuba fue elevada al rango de ciudad en 1522 luego que el 28 de abril de 1522 una bula del Papa Alejandro VI trasladara el obispado y su catedral “Nuestra Señora de la Asunción” de la villa de Baracoa a esta honorable ciudad. Después de alcanzado este rango, Santiago de Cuba, ciudad de ecléctico estilo, descansó su vida y prosperidad inicial en el único renglón exportable de buen valor de que disponía la Isla en aquellos años: el oro. Que como sede del gobierno y de La Real Hacienda, aquí se encontraba la principal fundición, y todos los que tenían oro recolectado tenían que venir a Santiago a fundirlo, pesarlo y pagar los impuestos.

La producción de oro tuvo su período más próspero en las décadas de 1520 y 1530. Pero con el agotamiento de este se produjo necesariamente un cambio de actitud hacia la tierra. Poseerla no fue desde entonces sólo un motivo de nobleza, sino también el recurso indispensable para sostener o alcanzar riqueza, fundamentalmente mediante la ganadería, casi el único renglón productivo con valor exportable que quedó en la Isla.

Esta crisis, más otros hechos que dieron inicio a un largo periodo de decadencia de la ciudad, fueron entre otros: El descubrimiento de las ventajas de la navegación por el Canal de las Bahamas -al norte de Cuba- sacó a Santiago de Cuba de la ruta habitual de los buques que venían e iban a España, y el despoblamiento de la ciudad, ya que los habitantes se trasladaban a la prospera villa de La Habana, así como a las ricas colonias, e incluso a Bayamo, más protegida de los ataques de corsarios y piratas.

Fue la capital cubana en el periodo de 1515 a 1607 producto a estas mismas desfavorables circunstancias en las que el Rey de España se ve obligado a dividir la isla en dos gobiernos, Habana y Santiago, pasando este último a un segundo plano subordinándose al primero, y quedando como ciudad capital del la provincia de Oriente.

santiago province street

Ya a inicios del siglo XIX, la ciudad de Santiago de Cuba se desarrolló industrial y comercialmente, al igual que agrícola, minera y económica. Siempre con cierto ritmo ascendiente. No obstante las comunicaciones y el crecimiento de otras aglomeraciones urbanas en la provincia, esta conservó su señorío y atracción. Tenía buenos edificios, barrios de residencia, colegios, institutos, laboratorios e industrias. Todo debido al incremento de las relaciones comerciales con otros países, que dada su importancia algunos de ellos establecieron consulados aquí en la ciudad.

Santiago de Cuba, considerada Ciudad Héroe de la república, título que fue concedido por el apoyo de su pueblo a las gestas libertarias de los cubanos, es actualmente la segunda ciudad más poblada del país. Además, es un destino turístico en el que se combinan múltiples y atractivos valores los cuales permiten al visitante entrar en contacto con la idiosincrasia de su gente, la cultura e historia del lugar y, al mismo tiempo, disfrutar de su bien conservada naturaleza y exóticas playas. Hay en la ciudad -reconocida como la más caribeña de Cuba- una veintena de importantes museos; y para la vida nocturna funcionan agradables sitios, entre cabarets, discotecas, piano bares y salas de fiestas.

Lo más peculiar es el contraste de la ciudad de Santiago de Cuba que convive con el mar y las montañas, ya que está situada alrededor de la inmensa bahía inundada por el mar Caribe, y tiene como telón de fondo y cinturón que la envuelve del lado de tierra firme a la Sierra Maestra. Esto condiciona el clima cálido y húmedo del lugar, a la vez que permite admirar hermosos paisajes con una rica composición de elementos urbanos, naturales y marinos al mismo tiempo. Santiago de Cuba es una ciudad que impresiona por su forma, en constante diálogo entre la arquitectura y el paisaje, así como por la calidez de su gente, protagonistas de una rica historia de luchas, de acervo cultural y de mestizaje, una ciudad que tiene un patrimonio arquitectónico significativo, y que tiene la necesidad de que se le preserve y conserve.

asalto cuartel moncada

Asalto al Cuartel Moncada

El Cuartel Moncada, en el año 1953 era la sede del regimiento “Antonio Maceo” en la ciudad de Santiago de Cuba, capital de la provincia oriental. Por su importancia, el Moncada era la segunda fortaleza militar del país, ocupada por unos mil hombres bajo el mando de Fulgencio Batista.

El 10 de Marzo de 1952, Fulgencio Batista dio un golpe de estado en contubernio con el imperialismo yanqui, que sumió a la isla en una profunda postración, un retraso espantoso, una gran crisis política, e instauró una sangrienta dictadura.

Un grupo de jóvenes del Partido Ortodoxo teniendo conciencia de la gravedad en que habían sumido al país y de la ausencia de una fuerza política capaz de enfrentar y derrocar a la tiranía, dirigido por Fidel Castro, se dio a la tarea de preparar, este asalto, acción que se llevó a cabo el 26 de julio de 1953 y marcó el inicio de la última etapa de la lucha del pueblo por su total liberación.

El asalto al Cuartel Moncada marcó pauta en la definición del triunfo revolucionario en lo que respecta a guerra independentista, puesto que a raíz de este se le dio a conocer al pueblo sus objetivos y llamarlo a incorporarse a la lucha. El plan se elaboró en absoluto secreto. Además de Fidel Castro, solamente lo conocían dos compañeros de la dirección del movimiento y su responsable en Santiago de Cuba.

Se contaban con dos Comités de Dirección: uno militar, al mando de Fidel, y otro civil, dirigido por Abel Santamaría. Además, se trataba de una organización selectiva. Por orientaciones de Fidel, sus miembros se reclutaron entre las clases y sectores humildes de la población: obreros, campesinos, empleados, profesionales modestos. Eran hombres y mujeres preferentemente jóvenes, ajenos a toda ambición, no infectados por las lacras y vicios de la política tradicional. Las armas, los uniformes y los recursos necesarios para la lucha se obtuvieron sin recurrir a la ayuda de personas acaudaladas ni de políticos corruptos. Su adquisición fue posible fundamentalmente por la voluntad y el sacrificio personal de los propios combatientes. Con esos recursos se adquirieron las armas y municiones necesarias para asegurar la acción. Se escogió para la acción, el 26 de julio por ser domingo de carnaval, fiesta a la que tradicionalmente asistían personas de diferentes puntos de la isla, por lo cual la presencia de jóvenes de otras provincias no causaría extrañeza.

beautiful santiago province city

En la madrugada de ese día, 135 combatientes, vestidos con uniformes del Ejército y dirigidos por Fidel, precisaban el plan de ataque. Se organizaron en tres grupos, el primero de los cuales, con Fidel al frente, atacaría la fortaleza. Los otros dos grupos, mandados respectivamente por Abel Santamaría —segundo jefe del movimiento— y Raúl Castro, tratarían de tomar dos importantes edificios contiguos al cuartel: el Hospital Civil, donde se atendería a los heridos, y el Palacio de Justicia, donde radicaba la Audiencia, desde cuya azotea apoyarían la acción principal. Cuando todos estuvieron listos, se le dio lectura al «Manifiesto del Moncada», redactado por el joven poeta Raúl Gómez García bajo la orientación de Fidel. La sorpresa, factor decisivo del éxito, no se había logrado. La lucha se entabló fuera del cuartel y se prolongó en un combate de posiciones. Los asaltantes se hallaban en total desventaja frente a un enemigo superior en armas y en hombres, atrincherado dentro de aquella fortaleza.

Comprendiendo que continuar la lucha en esas condiciones era un suicidio colectivo, Fidel ordenó la retirada. Inmediatamente después de estos hechos, la dictadura reaccionó con una brutal represión, donde Batista convirtió al Cuartel Moncada en un taller de tortura y muerte, y unos hombres indignos convirtieron el uniforme militar en delantales de carniceros para ajusticiar a cada participantes de tan transcendental acto. Después del triunfo de la revolución el Moncada fue convertido en una ciudad escolar que tomó el nombre de “Ciudad Escolar 26 de julio” y un espacio de ella se dedicó a Museo sobre los hechos relacionados con el asalto.

Batalla Naval de Santiago de Cuba

La Batalla Naval de Santiago de Cuba tuvo lugar el 3 de julio de 1898 a la salida de la bahía de Santiago de Cuba durante la Guerra Hispano-Estadounidense. En 1898 Estados Unidos ordenó a su flota del Pacífico que se dirigiera a Hong Kong e hiciera allí ejercicios de tiro hasta que recibiera la orden de dirigirse a las Filipinas y a la Isla de Guam. Tres meses antes a esta orden se había decretado bloqueo naval a la isla de Cuba sin que mediara declaración de guerra alguna.

Batalla Naval de Santiago de Cuba

El 15 de febrero de 1898 explotó en el puerto de La Habana el acorazado Maine de Estados Unidos, que se encontraba en Cuba en una visita antidiplomática de provocación que no había sido anunciada previamente. La explosión fue provocada deliberadamente por sus propios tripulantes, que se encontraban en tierra en una fiesta ofrecida por los españoles a pesar del bloqueo naval y del insultante comportamiento estadounidense. Estados Unidos acusó a España de la explosión y declaró la guerra con efectos retroactivos al comienzo del bloqueo, enviando rápidamente sus tropas a Cuba.

El 1 de mayo la flota del pacífico de Estados Unidos se enfrentó en batalla naval a la flota española de Filipinas. En aquel momento muy pocos creían que un país, como Estados Unidos, que hasta aquel momento no había tenido Armada y nunca había librado una guerra fuera de sus fronteras pudiese derrotar a la Armada española, considerada una de las mejores del mundo. Sin embargo, la escuadra española de Filipinas fue totalmente destruida en el llamado desastre de Cavite.

El gobierno de España decidió enviar a Cuba otra flota de la Armada, bastante similar a la recientemente perdida en Filipinas, en el desastre de Cavite, al mando del almirante Pascual Cervera y Topete. La escuadra zarpó el 29 de abril. Estados Unidos, por su parte envió dos flotas a Cuba. En conjunto, ambas flotas eran claramente superiores militarmente a la española. Sin embargo, tenían la prohibición de enfrentarse por separado a la escuadra española, pues ésta estaba considerada una de las mejores flotas de su tiempo. A su llegada a Cuba, la flota española permaneció atracada en el puerto de Santiago evitando el combate en mar abierto contra las flotas estadounidenses. Era un lugar aparentemente seguro, pues al enemigo le resultaba casi imposible entrar, pero del que resultaría muy difícil salir si la escuadra estadounidense establecía un bloqueo. Cervera estaba convencido de la imposibilidad de su escuadra de mantener un enfrentamiento directo con los estadounidenses, dada la manifiesta inferioridad de sus barcos.

La flota estadounidense arribó el 19 de mayo de 1898 al puerto de Santiago de Cuba. La flota española permanecía bloqueada en el puerto de Santiago, y resistida a salir de la seguridad del puerto. En el momento que toda la flota estadounidense estaba en espera, la flota española se decidió a salir de la bahía por ordenes del gobierno. Todo sucedió en la madrugada del 3 de julio, tras una desastrosa batalla en la que la flota española resultó seriamente dañada. El puerto de Santiago era aparentemente un buen refugio, pues ofrecía protección a la flota frente a un ataque de fuerzas navales, pero, por esas mismas características, resultó una ratonera para la flota española al salir de puerto a prestar batalla.


Contáctanos para más detalles sobre Santiago de Cuba

Comments are closed.

Open chat
1
Hello, I´m Chris!

May I help you in your trip to Cuba?